lunes, 6 de marzo de 2017

Comentario de texto: Donde habite el olvido

Comentario de texto: Donde habite el olvido.

Donde habite el olvido,
en los vastos jardines sin aurora;
donde yo sólo sea
memoria de una piedra sepultada entre ortigas
sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.

Donde mi nombre deje
al cuerpo que designa en brazos de los siglos,
donde el deseo no exista.

En esa gran región donde el amor, ángel terrible,
no esconda como acero
en mi pecho su ala,
sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece el tormento.

Allí donde termine este afán que exige un dueño a imagen suya,
sometiendo a otra vida su vida,
sin más horizonte que otros ojos frente a frente.

Donde penas y dichas no sean más que nombres,
cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;
donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,
disuelto en niebla, ausencia,
ausencia leve como carne de niño.

Allá, allá lejos;
donde habite el olvido.

El tema del poema es el olvido como solución a un fracaso amoroso.
Resumen: El poeta tras un fracaso amoroso busca el olvido como solución. Busca un lugar en el que el amor no pueda herirle y no exista la obsesión amorosa.Busca donde pueda olvidar el sufrimiento que ha vivido a lo largo de su vida.

Estructura externa: el poema consta de 6 estrofas, su estructura externa es irregular ya que la primera y quinta estrofa consta de 5 versos, la segunda y la cuarta consta de 3 versos, la tercera consta de 4 versos y la sexta de 2 versos.
Estructura interna: podemos dividir el poema en tres partes.

Primera parte: desde el verso 1 al 8. La idea principal es el olvido para la muerte del amor.
Segunda parte: desde el verso 9 al 15. La idea principal es el sentimiento de anhelo que siente porque su amor se va acabando
Tercera parte: desde el verso 16 al 22. La idea principal es que el amor quede en el recuerdo y consiga sentirse libre sin depender de alguien.

Este poema es escrito por Luis Cernuda para su libro  Donde habite el olvido (1932-1933). Luis Cernuda nació en Sevilla en 1902 y murió en Ciudad de México en 1963. Fue un destacado poeta y crítico literario español, perteneciente a la Generación del 27.

El autor tras sufrir por amor busca el olvido. Él quiere dejar todo el sufrimiento atrás por lo que desea encontrar un lugar donde no exista el amor ni el deseo.

Cernuda se encuentra roto por dentro después de su ruptura amorosa. Es algo totalmente normal ya que para él en ese momento su vida se está viniendo abajo. Todos en algún momento de nuestra vida nos hemos llegado a sentir así y solo querer olvidar todo lo sufrido anteriormente. Pero creo que el autor lo exagera un poco ya que pienso que existen cosas peores que dejarlo con tu pareja, la vida sigue y nadie se muere por nadie.
Cuando una relación sea del tipo que sea siempre nos deja los buenos recuerdos que pasamos con esa persona, eso es lo más importante. Las situación pueden cambiar pero los recuerdos y como te hicieron sentir nunca cambiarán.

El autor quiere ir a un lugar donde no exista el amor ni el deseo, a un sitio donde esos sentimientos no existan, desea la muerte de los sentimientos.
¿Pero si no sentimos estamos vivos? pienso que cuando alguien deja de tener sentimientos hacia las personas, no solo me refiero hacia una pareja sino amigos, familia, etc deja de estar vivo ya que forma parte de la vida sentir. Si él no desea tener sentimientos puede llegar incluso a desear su muerte para conseguir olvidar su pasado.

Para concluir Cernuda se encontraba reprimido ya que no podía mostrar su orientación sexual por lo que solamente desea el olvido del pasado y lo manifiesta de esta manera. En esa época no era fácil sentir amor por una persona de tu mismo sexo, él prefería no sentir nada ya que a la persona que quería no la podía tener.

Antología Generación del 27

Esta generación está constituida por un grueso grupo de diez poetas que tienen en común la
admiración por Góngora y la creación de una poesía que mezcla lo intelectual con lo sentimental, consiguiendo un perfecto equilibrio. Estos autores consiguen enfrentar la pureza estética con la autenticidad humana, lo minoritario con lo mayoritario, lo universal con lo español, etc., todo ello asentado sobre una gran renovación métrica caracterizada por la importancia que se le da al ritmo y a los recursos métricos tradicionales. Algunos de sus integrantes son Federico García Lorca, Vicente Aleixandre, Rafael Alberti y Luis Cernuda.


En esta generación se destacan 3 etapas:
  • Hasta l927: Tanteos iniciales con notoria presencia de tonos becquerianos, rechazo del Modernismo e influjos vanguardistas.
  • Desde 1927 hasta la Guerra Civil: En 1927 se marca la cima y el descenso de los ideales estéticos.
  • Época de la posguerra: Tras la Guerra civil y la muerte de Lorca, el grupo se exilia y cada uno sigue un rumbo poético sin abandonar los caminos de la poesía humana, se aprecia una poesía con carácter testimonial.


Federico García Lorca
Federico García Lorca nació en Granada en 1898 y murió en 1936. Fue un poeta de la Generación del 27, dramaturgo y prosista español fue el poeta de mayor influencia y popularidad de la literatura española del siglo XX. Como dramaturgo se le considera una de las cimas del teatro español del siglo XX. Murió fusilado un mes después de que comenzara la Guerra Civil. Los poemas de este autor que he seleccionado para mi antología son estos:


  • Tengo miedo a perder la maravilla


Tengo miedo a perder la maravilla
de tus ojos de estatua, y el acento
que de noche me pone en la mejilla
la solitaria rosa de tu aliento.

Tengo pena de ser en esta orilla
tronco sin ramas; y lo que más siento
es no tener la flor, pulpa o arcilla,
para el gusano de mi sufrimiento.

Si tú eres el tesoro oculto mío,
si eres mi cruz y mi dolor mojado,
si soy el perro de tu señorío,

no me dejes perder lo que he ganado
y decora las aguas de tu río
con hojas de mi otoño enajenado.


He seleccionado este poema porque su tema es el miedo a perder a su amada. Su amada es como un río, es decir, que transcurre y no se para por lo que el amor no es correspondido. Lorca intenta hacer de todo para no perderla. Me gusta este poema porque cuando alguien ama a otra persona intenta hacer de todo para que ese amor sea correspondido y puedan tener una relación.


  • Ciudad sin sueño  (nocturno del Brooklyn bridge)

No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Las criaturas de la luna huelen y rondan sus cabañas.
Vendrán las iguanas vivas a morder a los hombres que no sueñan
y el que huye con el corazón roto encontrará por las esquinas
al increíble cocodrilo quieto bajo la tierna protesta de los astros.
No duerme nadie por el mundo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Hay un muerto en el cementerio más lejano
que se queja tres años
porque tiene un paisaje seco en la rodilla;
y el niño que enterraron esta mañana lloraba tanto
que hubo necesidad de llamar a los perros para que callase.
No es sueño la vida. ¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta!
Nos caemos por las escaleras para comer la tierra húmeda
o subimos al filo de la nieve con el coro de las dalias muertas.
Pero no hay olvido, ni sueño:
carne viva. Los besos atan las bocas
en una maraña de venas recientes
y al que le duele su dolor le dolerá sin descanso
y al que teme la muerte la llevará sobre sus hombros.
Un día
los caballos vivirán en las tabernas
y las hormigas furiosas
atacarán los cielos amarillos que se refugian en los ojos de las vacas.
Otro día
veremos la resurrección de las mariposas disecadas
y aún andando por un paisaje de esponjas grises y barcos mudos
veremos brillar nuestro anillo y manar rosas de nuestra lengua.
¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta!
A los que guardan todavía huellas de zarpa y aguacero,
a aquel muchacho que llora porque no sabe la invención del puente
o a aquel muerto que ya no tiene más que la cabeza y un zapato,
hay que llevarlos al muro donde iguanas y sierpes esperan,
donde espera la dentadura del oso,
donde espera la mano momificada del niño
y la piel del camello se eriza con un violento escalofrío azul.
No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Pero si alguien cierra los ojos,
¡azotadlo, hijos míos, azotadlo!
Haya un panorama de ojos abiertos
y amargas llagas encendidas.
No duerme nadie por el mundo. Nadie, nadie.
Ya lo he dicho.
No duerme nadie.
Pero si alguien tiene por la noche exceso de musgo en las sienes,
abrid los escotillones para que vea bajo la luna
las copas falsas, el veneno y la calavera de los teatros.


He seleccionado este poema ya que su tema es el impacto que provocó en Lorca la sociedad norteamericana. Su autor denuncia la injusticia y la discriminación, la deshumanización humana y la alienación del ser humano. Ya que él reclamaba una sociedad basa en la libertad y la justicia, el amor y la belleza. Me gusta este poema porque pienso que la sociedad se debe de basar en lo mismo que pensa Lorca.


  • Prendimiento de  Antoñito el Camborio en el camino de Sevilla


Antonio Torres Heredia,
hijo y nieto de Camborios,
con una vara de mimbre
va a Sevilla a ver los toros.
Moreno de verde luna
anda despacio y garboso.
Sus empavonados bucles
le brillan entre los ojos.
A la mitad del camino
cortó limones redondos,
y los fue tirando al agua
hasta que la puso de oro.
Y a la mitad del camino,
bajo las ramas de un olmo,
guardia civil caminera
lo llevó codo con codo.

**

El día se va despacio,
la tarde colgada a un hombro,
dando una larga torera
sobre el mar y los arroyos.
Las aceitunas aguardan
la noche de Capricornio,
y una corta brisa, ecuestre,
salta los montes de plomo.
Antonio Torres Heredia,
hijo y nieto de Camborios,
viene sin vara de mimbre
entre los cinco tricornios.
Antonio, ¿quién eres tú?
Si te llamaras Camborio,
hubieras hecho una fuente
de sangre con cinco chorros.
Ni tú eres hijo de nadie,
ni legítimo Camborio.
¡Se acabaron los gitanos
que iban por el monte solos!
Están los viejos cuchillos
tiritando bajo el polvo.
A las nueve de la noche

lo llevan al calabozo,
mientras los guardias civiles
beben limonada todos.
Y a las nueve de la noche
le cierran el calabozo,
mientras el cielo reluce
como la grupa de un potro.


He seleccionado este poema porque es una historia de un gitano que va a los toros pero termina preso, esto me ha llamado mucho la atención. Me gusta de la forma que describe el rostro del protagonista y como transcurre la historia. El autor intenta expresar la fuerte represión que ejercía la guardia civil y su poder, por otro lado también expresa el odio a los gitanos que se tenía en aquella época.


Vicente Aleixandre
Vicente Aleixandre nació en Sevilla en 1898 y murió en Madrid en 1984. Fue un poeta de la Generación del 27. Elegido académico en sesión del día 30 de junio de 1949, ingresó en la Real Academia Española el 22 de enero de 1950 y ocupó el sillón de la letra O.  Los poemas de este autor que he seleccionado para mi antología son estos:


  • Unidad en ella


Cuerpo feliz que fluye entre mis manos,
rostro amado donde contemplo el mundo,
donde graciosos pájaros se copian fugitivos,
volando a la región donde nada se olvida.

Tu forma externa, diamante o rubí duro,
brillo de un sol que entre mis manos deslumbra,
cráter que me convoca con su música íntima,
con esa indescifrable llamada de tus dientes.

Muero porque me arrojo, porque quiero morir,
porque quiero vivir en el fuego, porque este aire de fuera
no es mío, sino el caliente aliento
que si me acerco quema y dora mis labios desde un fondo.

Deja, deja que mire, teñido del amor,
enrojecido el rostro por tu purpúrea vida,
deja que mire el hondo clamor de tus entrañas
donde muero y renuncio a vivir para siempre.

Quiero amor o la muerte, quiero morir del todo,
quiero ser tú, tu sangre, esa lava rugiente
que regando encerrada bellos miembros extremos
siente así los hermosos límites de la vida.

Este beso en tus labios como una lenta espina,
como un mar que voló hecho un espejo,
como un brillo de un ala,
es todavía unas manos, un repasar de tu crujiente pelo,
un crepitar de la luz vengadora,
luz o espada mortal que sobre mi cuello amenaza,
pero que nunca podrá destruir la unidad de este mundo.


He elegido este poema ya que su tema es romántico, el autor trata de expresar la sensación de fundirse con el universo al estar con ella. Me gusta este poema ya que Vicente Aleixandre expresa que “quiere amor o la muerte” ya que en ninguna de las dos situaciones es él de verdad, es decir se encuentra con el universo.


  • Se querían


  Se querían.
Sufrían por la luz, labios azules en la madrugada,
labios saliendo de la noche dura,
labios partidos, sangre, ¿sangre dónde?
Se querían en un lecho navío, mitad noche, mitad luz.

Se querían como las flores a las espinas hondas,
a esa amorosa gema del amarillo nuevo,
cuando los rostros giran melancólicamente,
giralunas que brillan recibiendo aquel beso.

Se querían de noche, cuando los perros hondos
laten bajo la tierra y los valles se estiran
como lomos arcaicos que se sienten repasados:
caricia, seda, mano, luna que llega y toca.
Se querían de amor entre la madrugada,
entre las duras piedras cerradas de la noche,
duras como los cuerpos helados por las horas,
duras como los besos de diente a diente sólo.

Se querían de día, playa que va creciendo,
ondas que por los pies acarician los muslos,
cuerpos que se levantan de la tierra y flotando...
Se querían de día, sobre el mar, bajo el cielo.

Mediodía perfecto, se querían tan íntimos,
mar altísimo y joven, intimidad extensa,
soledad de lo vivo, horizontes remotos
ligados como cuerpos en soledad cantando.

Amando. Se querían como la luna lúcida,
como ese mar redondo que se aplica a ese rostro,
dulce eclipse de agua, mejilla oscurecida,
donde los peces rojos van y vienen sin música.

Día, noche, ponientes, madrugadas, espacios,
ondas nuevas, antiguas, fugitivas, perpetuas,
mar o tierra, navío, lecho, pluma, cristal,
metal, música, labio, silencio, vegetal,
mundo, quietud, su forma. Se querían, sabedlo.


He seleccionado este poema porque su tema es el amor incondicional entre dos personas. Me gusta porque cuando dos personas están enamoradas se quieren pase lo que pase y siempre permanecen juntos apoyandose en todo. El autor expresa sus sentimientos y un amor ideal.


  • El poeta se acuerda de su vida


Perdonadme: he dormido.
Y dormir no es vivir. Paz a los hombres.
Vivir no es suspirar o presentir palabras que aún nos vivan.
¿Vivir en ellas? Las palabras mueren.
Bellas son al sonar, mas nunca duran.
Así esta noche clara. Ayer cuando la aurora,
o cuando el día cumplido estira el rayo
final, y da en tu rostro acaso.
Con un pincel de luz cierra tus ojos.
Duerme.
La noche es larga, pero ya ha pasado.


He seleccionado este poema porque su tema es el paso del tiempo. Me gusta porque me recuerda que estoy en mi juventud y que la debo de aprovechar al máximo ya que el tiempo vuela y no vuelve. Y cuando me de cuenta de que he perdido mi juventud ya no podré dar marcha atrás. El poeta lamenta que a perdido su juventud y hace una reflexión sobre su vida ya que hubiera preferido tener otra vida.


Rafael Alberti
Rafael Alberti nació y murió en Cádiz (1902-1999). Fue un escritor español, especialmente reconocido como poeta, miembro de la Generación del 27. Está considerado uno de los mayores literatos españoles de la llamada Edad de Plata de la literatura española. Miembro activo del Partido Comunista de España, se exilió tras la Guerra Civil Española. Los poemas de este autor que he seleccionado para mi antología son estos:


  • La paloma
Se equivocó la paloma,
se equivocaba.

Por ir al norte fue al sur,
creyó que el trigo era el agua.

Creyó que el mar era el cielo
que la noche la mañana.

Que las estrellas rocío,
que la calor la nevada.

Que tu falda era tu blusa,
que tu corazón su casa.

(Ella se durmió en la orilla,
tú en la cumbre de una rama.)
He seleccionado este poema porque su tema es los errores que comete una paloma. La paloma puede ser el autor y los errores posiblemente sean los que ha cometido con su amada. Este poema me recuerda a que todos cometemos errores a lo largo de nuestra vida y malinterpretamos cosas, pero equivocarse es ser humano.


  • Lo dejé todo por ti
Dejé por ti mis bosques, mi perdida
arboleda, mis perros desvelados,
mis capitales años desterrados
hasta casi el invierno de la vida.

Dejé un temblor, dejé una sacudida,
un resplandor de fuegos no apagados,
dejé mi sombra en los desesperados
ojos sangrantes de la despedida.

Dejé palomas tristes junto a un río,
caballos sobre el sol de las arenas,
dejé de oler la mar, dejé de verte.

Dejé por ti todo lo que era mío.
Dame tú, Roma, a cambio de mis penas,
tanto como dejé para tenerte.


He elegido este poema porque Alberti echa de menos su tierra durante su exilio a Roma. Este poema representa la añoranza del autor a su vida en España y a sus lugares, como la playa ya que él era gaditano. Este poema me hace pensar y valor las cosas que tengo en mi ciudad ya que creo que las valoramos más cuando no las tenemos.


  • Nocturno
Cuando tanto se sufre sin sueño y por la sangre
se escucha que transita solamente la rabia,
que en los tuétanos tiembla despabilado el odio
y en las médulas arde continua la venganza,
las palabras entonces no sirven: son palabras.

Balas. Balas.

Manifiestos, artículos, comentarios, discursos,
humaredas perdidas, neblinas estampadas.
¡qué dolor de papeles que ha de barrer el viento,
qué tristeza de tinta que ha de borrar el agua!

Balas. Balas.

Ahora sufro lo pobre, lo mezquino, lo triste,
lo desgraciado y muerto que tiene una garganta
cuando desde el abismo de su idioma quisiera
gritar lo que no puede por imposible, y calla.

Balas. Balas.

Siento esta noche heridas de muerte las palabras.
He seleccionado este poema ya que habla de la situación vivida en la Guerra Civil española. El autor expresa como los textos no sirven para nada ya que solo usan las armas. Pienso que la situación vivida en esa época fue horrible por lo que Alberti se exilió a Roma hasta que finalizó la guerra.


Luis Cernuda
Luis Cernuda nació en Sevilla en 1902 y murió en Ciudad de México en 1963.Fue un destacado poeta y crítico literario español, perteneció a la Generación del 27. Los poemas que he elegido son:


  • Si el hombre pudiera decir lo que ama
Si el hombre pudiera decir lo que ama,  
                                                                                        si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo
                                          como una nube en la luz;  
                                                                                                                si como muros que se derrumban,
                                             para saludar la verdad erguida en medio,
                                                                          pudiera derrumbar su cuerpo, dejando sólo la verdad de su amor,
                                        la verdad de sí mismo,
                   que no se llama gloria, fortuna o ambición,
                                                                            sino amor o deseo,
                                                                                                     yo sería aquel que imaginaba;
                                                                                 aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos
                                                       proclama ante los hombres la verdad ignorada,
                                                                la verdad de su amor verdadero.


Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien
                                        cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;    
                                                                          alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina   
                                                                 por quien el día y la noche son para mí lo que quiera.
                                                                    Y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu
                                                              como leños perdidos que el mar anega o levanta
                                                          libremente, con la libertad del amor,
                                                                                           la única libertad que me exalta,
                                                                                                               la única libertad por que muero.

Tú justificas mi existencia:  
                                                                                                                      si no te conozco, no he vivido;     
                                                                                              si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.
He elegido este poema ya que pienso que debe de ser duro no poder expresar tu amor por alguien por miedo. El autor expresa la falta de libertad que existía en esa época por ser homosexual pero él con ese amor se sentía libre sin poder serlo. Me gusta el poema ya que Cernuda a pesar de que eso no está bien visto defiende su amor y su libertad a través de sus poemas.
  • Donde habite el olvido I
Donde habite el olvido,
                                                                                                                     En los vastos jardines sin aurora;
                                                                                        Donde yo sólo sea
                                                                                                      Memoria de una piedra sepultada entre ortigas
                                                                              Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.

Donde mi nombre deje
                                                                                                                         Al cuerpo que designa en brazos de los siglos,     
                                                                Donde el deseo no exista.

En esa gran región donde el amor, ángel terrible,   
                                                                   No esconda como acero            
                                                                                               En mi pecho su ala,
                                                                                                        Sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece el tormento.

Allá donde termine este afán que exige un dueño a imagen suya,
                               Sometiendo a otra vida su vida,          
                                                                                    Sin más horizonte que otros ojos frente a frente.

Donde penas y dichas no sean más que nombres,   
                                                             Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;
                                                                      Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,   
                                                                         Disuelto en niebla, ausencia,         
                                                                                                  Ausencia leve como carne de niño.

Allá, allá lejos;
                                                                                                                          Donde habite el olvido.
He seleccionado este poema porque su tema es el olvido pero el autor quiere olvidar en un lugar donde no exista el sufrimiento, quiere olvidar a un amor. Este poema me recuerda a que todos en algún momento hemos estado en la situación de Cernuda pero sin plantearnos la muerte como solución. Todos hemos querido olvidar a un amor que era imposible.


  • Contigo
¿Mi tierra?                                                                                                                   Mi tierra eres tú.
¿Mi gente?                                                                                                             Mi gente eres tú.                                                                                      El destierro y la muerte                                                                                           para mi están adonde                                                                                                             no estés tú.
¿Y mi vida?                                                                                                                           Dime, mi vida,                                                                                                                      ¿qué es, si no eres tú?

He seleccionado este poema ya que me parece una sincera declaración de amor a la persona de la que está enamorado Cernuda. El autor expresa que esa persona lo es todo para él y que la muerte y el destierro están donde no está ella, sin esa persona no es nada.  Este poema me gusta porque Cernuda no tenía libertad para expresar su amor pero lo refleja en sus poemas.